FAQ




contacto :: archivo weblog :: archivo artículos :: links :: home

Mensajes al responsable

Links

Archivos artículos

FAQ

¿Qué es un blog?

Blog es la abreviación de weblog. La web es la "red" de Internet, mientras que log quiere decir "diario de a bordo", cuaderno, libro de notas. Un weblog es un pequeño periódico, pero también un diario público y personal escrito, dirigido e interpretado por una sola persona. Contiene pensamientos, argumentaciones, cuentos, poemas, comentarios escritos por el responsable del blog, pero también noticias, reseñas, artículos y una selección de noticias, reseñas y artículos encontrados en otros blogs, y que tanto pueden provenir de periódicos internacionales como nacionales o sitios institucionales. La definición, como se ve, es bastante elástica.

¿Qué es Wimbledon?
Es eso que acabo de decir, y también algo más y algo menos que eso. Es un sitio simple, gestionado por una sola persona, y en él caben desde problemas sentimentales a problemas políticos o de telecomunicación (como se ve, hay cierta predilección por los problemas). Nació como un medio de fácil acceso a través del cual mis amigos diseminados por el mundo pudieran acceder sin esfuerzo a los artículos que escribo, pero poco a poco fue convirtiéndose en una antología de extractos célebres de las cosas dichas en los periódicos (fundamentalmente por escritores, pero no sólo por ellos), para luego pasar a ser lo que es. Ahora bien, los blogs en sí (no me refiero aquí esencialmente a Wimbledon) reflejan a mi parecer lo mejor de Internet. Todo el tiempo se desatan revoluciones, pero en el mundo de Internet todos, hasta ahora, recordábamos una sola: la aparición de los motores de búsqueda. La revolución de los blogs es eso, pero además es una revolución concreta, un fenómeno social y de información, no otro modo de que alguna gente, que siempre es poca, se llene los bolsillos de guita. En Wimbledon hay referencias y comentarios a notas aparecidas en el día en los periódicos, y a través de un simple clic uno puede tener acceso a la nota original, completa. Soy lector y editor. Lector de lo que se publica en la web, de cosas que después selecciono, cito y comento como editor de mi propio blog.

¿Cuál es el criterio?
El criterio es amplísimo. Hay cierta predilección por todo lo relacionado con la literatura, pero pueden entrar desde noticias políticas hasta policiales, lo que hace que como cualquier otro blog tenga un carácter absolutamente personal. Como todos los revolucionarios me siento un iniciado: un elegido del pueblo de los navegantes de Internet, el único que entendió plenamente el sentido y la potencialidad de la web y el único que fue capaz de explotarlo. Estas palabras, que me adjudico a mí mismo, es lo que todos los bloggers del mundo se repiten cada mañana mientras toman el desayuno. Para Andrew Sullivan, responsable de uno de los blogs más importantes del mundo, la aparición de los blogs signó "una revolución comparable al advenimiento de la televisión". ¿Exagerado? Piensen un poco. Antes de la Blogger Revolution para publicar algo había que encontrar un periódico o una revista dispuesta y disponible. Enfrentar al director y flirtear con él para convencerlo de nuestras capacidades críticas y escriturales. Hoy basta escribir www.blogger.com en nuestro navegador, inscribirse gratuitamente, y a partir del minuto sucesivo estar capacitado para publicar libremente cualquier cosa. Y no es la única posibilidad: Pitas, Antville, Movable Type brindan el mismo servicio. No hace falta masticar algo de lenguaje HTML, aunque quien lo conozca probablemente hará las cosas un poco mejor.

¿Por qué "Wimbledon"?
En un principio la idea era asignarle al blog el nombre de algún estadio, de cualquier tipo, para dar una idea de "justa" en vivo y en directo, de enfrentamiento de cualquier especie, de confrontación. Otros nombres barajados fueron Wembley, Parque de los Príncipes y, naturalmente, La Bombonera. Por ahora se llama Wimbledon.

¿Cuál es el modo de empleo de este blog?
Primero hay un título en negrita, después un texto, y al final la fuente eventual —en bastardilla— para que el visitante sepa a dónde irá a parar si hace click en el link que se encuentra dentro del post (o en el título mismo en algunos casos). Los textos los escribo yo, siempre. Si no lo escribo yo, está entre comillas. Lo de poner la fuente le sirve para que el lector sepa de antemano a dónde lo va a llevar el link sin necesidad de hacer click encima. No hay nada más insoportable que esos posts que no se entiende a dónde llevan: yo no clickeo nunca. Finamente hay un pequeño asterisco que remite a lo que se llama permalink. Es el mismo texto pero aislado de todos los demás, que sirve para que si alguien quiere linkearlo de manera permanente tenga una URL para ese post específico, porque de lo contrario estaría remitiendo al blog entero.

¿Cuáles son las fuentes?
Las que religiosamente son citadas. Aquí hay una lista bastante completa de las fuentes a las que suelo recurrir, pero hay muchas otras cuya visita está signada por el azar y el tiempo libre.